Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com
  • NOVEDADES
Quienes Somos: - Martes, 11 de Enero de 2011 14:11
Quienes Somos: Servicios - Domingo, 16 de Enero de 2011 16:51
Quienes Somos: Servicios Web - Martes, 11 de Enero de 2011 14:11
Quienes Somos: Quienes Somos - Martes, 11 de Enero de 2011 14:11
Quienes Somos: Preguntas Frecuentes - Martes, 11 de Enero de 2011 14:11
Quienes Somos: Mapa de ubicación - Viernes, 08 de Agosto de 2008 18:32
Usted se encuentra en: Noticias
Tu IP: 54.225.26.44

Noticias

Los 5 principales ejes de la política de vivienda

Ministro Von Hesse expuso en el directorio de Capeco

 

Los 5 Principales Ejes de la Política de Vivienda


“Un termino que aprendí de Capeco es que las ciudades deben crecer por inversión y no por invación”.

En el 2007, según el INEI encontramos que había un déficit cuantitativo (faltantes) de 389745 viviendas y un déficit cualitativo (en condiciones inadecuadas) de 1´470 947 unidades y en general un déficit habitacional de 1 millón 800 mil viviendas.

Las cifras son un poco antiguas, pero estamos trabajando con el INEI para tener una medición más permanente ya que esta data debería servir de base para establecer nuestra hoja de ruta, ya que nos permite focalizar mejor los instrumentos de política sectorial.

El abultado déficit cualitativo responde a dos factores. Se le pregunta a las personas si cuentan con licencia de construcción (dos tercios contestaron que no tuvieron licencia, es decir, esos planos no los revisó nadie), y si la vivienda fue construida con asistencia técnica de un ingeniero civil o un arquitecto (otra vez, dos de cada tres viviendas no contaron con asistencia técnica profesional al momento de su edificación).

Eso es el panorama del país: dos de cada tres viviendas simplemente se hicieron con el concurso de mano de obra disponible y segura de algún maestro de obra con algún nivel de instrucción empírica, pero no profesional.

Ejes de política

Dado ese diagnóstico tenemos 5 ejes de política que hemos priorizado.

La promoción de vivienda social: A través de instrumentos financieros del Fondo Mivivienda que se restringe básicamente a Techo Propio y al Crédito Mi Vivienda. En el 2014 se marcó un récord histórico: Más de 55,000 viviendas promovidas. Este año pensamos llegar a 60 mil y estamos haciendo los esfuerzos financieros.

Lo más novedoso es el Programa Nacional de Vivienda Rural que se inició este año: 1,032 viviendas rurales en Cusco, Puno, Áncash estarán culminadas este mes (julio). La meta para el 2016 es de 12,000 viviendas rurales.

Bono de Protección de Viviendas Vulnerables a los Riesgos Sísmicos: Hemos iniciado una experiencia de protección de viviendas vulnerables con un bono para reforzamiento de viviendas vulnerables que son parte de ese déficit cualitativo que mencionábamos. Hemos dispuesto S/. 100 millones para beneficiar alrededor de 10 000 hogares en una primera etapa. Ya se han desembolsado los primeros 213 bonos en los distritos de Comas y San Juan de Lurigancho.

Formalización de la propiedad a través de la itulación y el desalojo de las invasiones: Los estudios muestran que el déficit cualitativo está concentrado ahí donde no hay propiedad del lote justamente. También los estudios que se hicieron por el Banco Mundial y por Cofopri muestran que la formalización incentiva a la familia a invertir en mejorar la vivienda y tener un sitio que le pueda dar más bienestar.

Para impulsar el derecho de propiedad, el año pasado promulgamos la Ley N° 30230 que permite defender la propiedad tanto del Estado como de los privados de las invasiones. A partir de esta Ley, los privados tienen 15 días para desalojar sin necesidad de hacer un juicio a los invasores de su propiedad; antes recordemos que eran 24 horas. Hoy son 15 días desde que me entere, voy a la comisaría, hago la denuncia y desde ahí tengo 15 días.

Para el caso de la propiedad pública, desde el 2010 salió la Ley del Sistema de Bienes Nacional y se declaró imprescriptible, con lo cual tengo todo el tiempo que sea necesario para desalojar a los invasores.

Son normas que serán complementadas. Hemos pedido facultades para seguir incidiendo en el tema de fortalecimiento de derechos de propiedad y vamos a complementar con otras normas que van a salir en las próximas dos o tres semanas. Hasta el momento este gobierno entregó 284 208 Títulos y se levantaron 677 932 Unidades Catastrales.

Generación de Suelo Urbano y Nuevas Ciudades: Este es un eje complicado porque cada día alrededor de nuestras ciudades hay menos suelos disponibles. Es muy fácil decir que la solución es para construir arriba pero en términos de política sectorial y sobre todo de corto plazo lo difícil es hacerlo, más aún cuando la idiosincrasia del peruano es tener su lote y llegar a viejo en su propiedad, en su casa.

Un término que aprendí de Capeco es que las ciudades deben crecer por inversión y no por invasión. Pero la verdad es que ningún alcalde quiere hablar de planificación urbana. Estamos hablando con el MEF para ver cómo incentivamos esto con algunos mecanismos fiscales.

Para dar ejemplo, estamos recuperando las ciudades de Pisco, Belén y Olmos. En dos meses debemos licitar las obras en Belén y Olmos, con lo cual vamos a tener por lo menos como efecto demostrativo dos ciudades sobre la base de la planificación después de hace más de 40 años.

Gestión Integral para mejorar los barrios y ciudades: Tenemos una serie de proyectos típicos de inversiones que lo que pretenden es que allí donde se crece de una manera desordenada y con las características mínimas, se intervenga con pistas, veredas, mercaditos, polideportivos para mejorar la calidad del barrio y ordenar centros poblados.

En este gobierno se ha transferido S/.2210.8 millones a los gobiernos locales para ejecutar 1349 proyectos de pistas y veredas, puentes, polideportivos y mercados. Son proyectos que no exceden los 5 millones de soles y generarán dinamismo al sector construcción.

 

 

Feria de Construcción

Viernes 18 de Setiembre. De 8:30am a 6:30pm

Tienda SODIMAC CHICLAYO II
Panamericana Norte Km 3.5.

Carretera a Lambayeque

 

Oferta y demanda inmobiliaria en Chiclayo presentó Capeco

III Estudio de Edificaciones Urbanas en ciudad norteña

Oferta y demanda inmobiliaria en Chiclayo presentó Capeco


Lic. Jesús Elías Plaza brinda las palabras de presentación.

La Cámara Peruana de la Construcción (Capeco) presentó los resultados del III Estudio “El Mercado de Edificaciones Urbanas en la provincia de Chiclayo” (Año 2015), cuyo documento ha sido considerado herramienta de trabajo y de consulta necesaria y previa, incluso, a los estudios de factibilidad económicos–financieros requeridos en todo proyecto.

La presentación fue hecha por el Instituto de la Construcción y el Desarrollo (ICD), organismo básico del gremio empresarial. Los análisis y resultados del III Estudio tienden a mostrar, con rigor técnico-estadístico, la situación y comportamiento de la actividad edificadora, así como la evolución de la demanda de vivienda por niveles socioeconómicos.  El estudio puede predeterminar con mayor margen de acierto las condiciones de una demanda variable para planificar racionalmente la edificación y controlar el fenómeno de saturación y dificultad en la venta, así como el de escasez respecto del desequilibrio que se puede encontrar entre la oferta inmediata y la demanda insatisfecha.

Principales resultados

De acuerdo a los resultados del III Estudio del Mercado de Edificaciones Urbanas en la provincia de Chiclayo se registró una actividad edificadora total de 385 270 m2.

En cuanto a su composición frente al mercado, la mayor proporción del área edificada fue para fines comercializables con 75.87%, equivalente a 292 323 m2, especialmente en vivienda.

El peso relativo de la oferta en términos de metros cuadrados construidos asciende 213 131 m2 que representa 55.32% del total, mientras que las edificaciones vendidas alcanzaron los 79 192 m2 con una participación porcentual de 20.55%. Según se detalló, al comienzo del 2015 se encontraba en proceso de construcción un total de 385 270 m2. De todo lo construido, el 91.42% correspondió a edificación de viviendas, el 41.71% a otros destinos, el 3.12% a locales comerciales, y el restante 0.77% a oficinas.

Oferta de vivienda

El Estudio reportó un total de 2 632 unidades de vivienda para fines comercializables y que en términos de metraje asciende a 205 491 m2. En cuanto al tipo de vivienda, el multifamiliar resulta la unidad habitacional más representativa en el mercado de la provincia de Chiclayo con 1 474 departamentos frente a 1 158 casas. Los departamentos se encuentran representados con el 56% del total de las unidades, mientras que en área son el 59.14% de la oferta total de vivienda.

La distribución de las unidades de vivienda en oferta en la provincia de Chiclayo muestra que el sector urbano 3 correspondiente al distrito de Pimentel obtuvo el mayor metraje producido con 72 130 m2, seguido del sector urbano 4 (José Leonardo Ortiz) con 54 480 m2. El tercer lugar lo ocupa el sector urbano 1 (Chiclayo) que obtuvo 39 466 m2.

En cuanto a los rangos de precios, la oferta de vivienda se distribuye en 13 rangos, notándose una concentración en los rangos de precios intermedios (entre US$ 30 001 y US$ 80 000) con 1 789 unidades (67.97% del total) y 135 916 m2 (66.14% del total). Las viviendas de precios menores a US$30 000 estuvieron constituidas por 455 unidades (17,29%) y 24 678 m2 (12,01%).

Entre los inmuebles de precios altos (mayores a US$ 80 000) la oferta asciende a 388 unidades (14.74%) con 44 897 m2 (21,85%).

Dentro del grupo de precios intermedios, el rango más significativo se localiza en el intervalo comprendido entre US$ 30 001 y US$ 40 000 con 578 unidades y 28 151 m2 representando el 21.96% y el 13.70% del total, respectivamente. En cuanto a los precios altos, el rango que más destaca es aquel cuyo intervalo se ubica entre US$ 80 001 a US$ 100 000 con 190 unidades con 19 459 m2 (7,22% y 9,47%, respectivamente). El III Estudio de Edificaciones Urbanas en la provincia de Chiclayo reveló también que en materia de precios de venta de las viviendas, el distrito de Reque presenta el valor máximo por casa con US$ 65 831, mientras que el distrito de Pomalca tuvo el precio máximo por departamento con US$ 80 000.

Demanda

A enero del 2015, la demanda efectiva asciende a 14 261 hogares, distribuidos en tres estratos socioeconómicos; así, el estrato medio bajo es el que presenta la mayor demanda efectiva con 11 686 hogares (81,94%), seguido del estrato socioeconómico medio con 2 398 hogares (16,82%).

Tomando en cuenta la totalidad de hogares en el área urbana de la zona geográfica de cobertura del Estudio, el 13.61% de hogares es demandante efectivo de vivienda. Desde este punto de vista se tiene que, 11 903 de las 14 261 familias demandantes efectivas no satisfacen sus expectativas de consumo en el mercado de edificaciones urbanas de la ciudad, lo que corresponde al 84.47% del total.

Desde el punto de vista de precios de la vivienda, el 70.59% del total de la demanda insatisfecha se concentra principalmente en las viviendas de precios bajos (menores a US$ 30 000).

La demanda insatisfecha de viviendas con precios intermedios (entre US$ 30 001 y US$ 80 000) se encuentra representada por 26.17% de insatisfacción.

Finalmente, la demanda insatisfecha de precios altos (mayores a US$ 80 000) está representada por 3.24%. El 42.89% de los solicitantes efectivos de vivienda orienta principalmente sus expectativas para la compra de lote con servicios, seguida de la opción de compra de una casa con 36.42%. En tercer lugar se ubica la opción de compra de departamento con 12.89%.

Según las razones de preferencia, el 47.52% de los hogares enuncian como prioridad la “Prefiere Zona Comercial”. El 46.15% de los hogares demandantes efectivos de vivienda prefiere contar con tres dormitorios en la vivienda que desean adquirir y un 58.93% de ellos optan por contar con dos baños.

 
 

Lanzan 1er. libro sobre normas de seguridad y salud en trabajo

Sodimac y Maestro auspician texto-guía peruano

Lanzan 1er. libro sobre normas de seguridad y salud en trabajo

Los autores Pablo Pinto, Jaime Cuzquén, Raquel Serrano y Javier Pradera.


Con el auspicio de Sodimac y Maestro y el respaldo de la Asociación Peruana de Prevencionistas de Riesgos (APDR), los especialistas Pablo Pinto de Colombia, Jaime Cuzquén de Perú, Raquel Serrano y Javier Pradera de España lanzaron la Guía para implementar la normativa de seguridad y salud en el trabajo del Perú, cuyo documento busca informar sobre la legislación y normativa nacional.

Con ejemplos de políticas, programas, planes, procedimientos y modelos de formatos, la publicación promete ser una herramienta útil para empresarios, consultores y estudiantes de carreras asociadas a la salud ocupacional, derecho, seguridad e higiene industrial.

“Concentramos nuestras experiencias en este libro para resolver las dudas sobre cómo aplicar todas las exigencias de la ley macro de seguridad y salud en el trabajo, así como sus modificaciones y normativa complementaria. Queremos que se convierta en un instrumento de trabajo accesible para empresas de distintos sectores”, señaló Pablo Pinto, magister en Seguridad e Higiene y coautor del libro.

El libro puede ser adquirido en las oficinas de la APDR en Lima y a nivel nacional por S/.120. La seguridad y salud ocupacional no es un tema solo de las grandes empresas, sino que involucra a cualquier negocio.

Según el Ministerio de Trabajo , en diciembre del 2014 se registraron en el país poco más de 1 200 accidentes de trabajo, por lo que la prevención de riesgos es un aspecto estratégico para cuidar a nuestro recurso humano, afirmó Juan Navarro Pando, secretario técnico del Consejo Regional de Seguridad y Salud en el Trabajo de Lima Metropolitana y funcionario del Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo, quien colaboró con el prólogo del libro.

 

Una vivienda digna para todos, reto viable

Necesidad evidente de participación del Estado

 

Una vivienda digna para todos, reto viable

 

Lima y las principales ciudades del país necesitan más viviendas para el sector C.

A pesar de las importantes tasas de crecimiento económico experimentadas por el país y del galopante crecimiento inmobiliario vivido en estos últimos años, paradójicamente la falta de acceso a la vivienda digna para grandes sectores de la población, resulta ser uno de nuestros problemas no resueltos como Nación. En la Cámara Peruana de la Construcción (Capeco), gremio que agrupa a constructores y promotores de vivienda en el Perú, estamos llamados a discutir el tema y a contribuir con ideas que apunten a soluciones viables ante este problema para luego involucrarnos en las acciones conducentes a resolverlo.

La dificultad de acceso a la vivienda en buenas condiciones, es presumible que se haya agudizado como consecuencia de un desfase entre la capacidad económica y la exigencia de ingresos para poder cumplir con compromisos de endeudamiento por las familias de sectores medio bajos y bajos. El estudio de APEIM (Asociación Peruana de Investigación de Mercados) de junio 2013 sobre niveles socio económicos en el Perú, arroja que 52.6 % de la población de Lima se encuentra en estos sectores, conformados por el nivel socio económico (NSE) C2, D y E, con ingresos familiares promedio de S/.2440, en el caso del C2 y de S/. 1 510 en el caso del D.

El XIX Estudio “El Mercado de Edificaciones Urbanas en Lima Metropolitana y El Callao” realizado por Capeco, corrobora que un 32 % de las familias, es decir unas 700000, pertenecen al estrato medio bajo de la población de Lima y Callao y que estas familias demandan viviendas de precio por debajo de los US$ 30000. Es decir, que fuera de la alternativa de Techo Propio, no pueden encontrar oferta que satisfaga sus expectativas.

Estos datos trasladados a cálculos para hallar el valor de las viviendas que podrían adquirir a través de créditos hipotecarios las familias del NSE C2 por ejemplo, nos llevan a inferir que pueden asumir una cuota mensual del orden de los S/.800.00; y esta cuota mensual en las condiciones actuales con 20% de cuota inicial, crédito a 20 años, tasa efectiva anual del 11% y un bono de S/.14000, permitiría a estas familias de NSE C2, acceder a una vivienda de S/.90000.

Un desfase

Las empresas promotoras que vienen desarrollando proyectos de departamentos para vivienda tendrían que ofertar unidades a precios de US$29000, lo que para departamentos de 65 m2 representa un precio de menos de US$ 450 por m2, el cual debe incluir suelo, costos directos, indirectos y utilidad del promotor. Es complicado que los promotores podamos llegar a esos precios. De ello se puede desprender que existe un desfase que no permite atender siquiera la demanda de familias promedio que se encuentran en el NSE C2.

Y si bien la alternativa es el programa Techo Propio, este programa no ha conseguido consolidar una oferta importante, dadas las dificultades para organizar los proyectos y lo poco atractivo que ha resultado para la mayoría de promotores. En tal sentido, se hace cada vez más evidente la necesidad de mayor participación del Estado. Más aún cuando todo apunta a que de no tomarse medidas, en los próximos meses el sector vivienda podría reducir su producción, disminuyendo su importante aporte al crecimiento económico. Hay que recordar que por varios años el sector inmobiliario fue uno de los motores de la economía.

Ahora bien, lo interesante de este problema por el cual más de un 30 % de la población -solo en Limano puede costear la adquisición de una vivienda en condiciones dignas, es que se presenta a la vez como una gran oportunidad de impulso al desarrollo.

Esto en virtud al beneficio intrínseco que provocaría el resolver el problema y al estímulo que produciría en la economía nacional -bastante desacelerada en estos tiempos-, un programa masivo de construcción de viviendas.

Estado-sector privado

La problemática presentada como oportunidad, es pasible de ser abordada con un compromiso decidido entre Estado y sector privado. Cumpliendo el primero con su parte, que no es otra que la de actualizar sus planes a las nuevas condiciones de la economía y necesidades actuales, vale decir incrementar los subsidios a la vivienda de forma efectiva, simplificar y acelerar los trámites para la concreción de los proyectos y proveer los servicios básicos con mayor rapidez para, con ello, generar suelo urbano en condiciones.

El sector privado aportaría la inversión, su experiencia y buenas prácticas para desarrollar su rol promotor constructor con eficiencia y calidad. Es necesario alinear en la misma dirección una política de crédito para vivienda social acorde con la realidad actual, un compromiso con la simplificación administrativa en la tramitación de permisos para construir y un activismo en busca de alternativas que viabilicen la generación de suelo urbano a precios razonables y con los servicios básicos necesarios.

La visión debería enfocarse en poder generar oferta de vivienda a la que las familias de los niveles socio económico señalados anteriormente puedan acceder. Para ello es fundamental hacer un esfuerzo importante en la reducción de costos para los promotores y otro igual de trascendente dirigido al incremento de los subsidios.

Por ejemplo, si el Estado se comprometiera a resarcir las inversiones que pudiera hacer el sector privado en vías de acceso y en redes de agua y alcantarillado en zonas que hoy no cuentan con esta infraestructura, las empresas podrían optar por desarrollar proyectos en estas zonas que hoy parecen inservibles para tal propósito. Esta solución ayudaría a encontrar suelo a precios razonables, con servicios y accesos.

El estado tendría que revisar el Bono del Buen Pagador que hoy está fijado en S/.14 000 y S/.17000 para viviendas de menos de S/.134750 y de menos de S/.65450, respectivamente. Así como extender la medida de aplicarlo a la cuota inicial. Un nuevo bono tendría que hacer viable la adquisición de viviendas con cuotas mensuales acordes con los ingresos promedio de los sectores socio económicos que hoy no pueden hacer realidad el sueño de acceder a una vivienda digna.

En suma, se hace evidente la necesidad de una política de vivienda más ambiciosa de la que hoy tenemos; esto con el fin no solo de mitigar el problema, sino de acelerar el desarrollo de la ciudad con infraestructura de calidad, y desde luego –como ya se ha mencionado- con el propósito adicional de estimular la economía, crear un número importante de puestos de trabajo y contribuir a que miles de familias salgan de la pobreza.

 
 

Página 7 de 16

Buscador